¿QUIÉN TE DIJO QUE ERES INDIGNO? | World Challenge

¿QUIÉN TE DIJO QUE ERES INDIGNO?

David Wilkerson (1931-2011)May 17, 2021

Escuchar a la cruz en lugar del acusador

¿Quién te dijo que eres indigno, no suficientemente bueno, inútil o inservible para Dios? ¿Quién te sigue recordando que eres débil, indefenso o un fracaso total? ¿Quién te dijo que nunca estarás a la altura del estándar de Dios?

Todos sabemos de dónde viene esta voz. Es el mismo diablo. Escuchas sus mentiras durante todo el día, una voz diciendote que Dios está continuamente enojado contigo. Esa voz viene directamente de los pozos del infierno.

Muchas personas que leen este mensaje han sido convencidas por el diablo de que son indignas de ser utilizadas por el Señor. Tal vez te sientas indigno incluso de ser llamado hijo de Dios. Cuando miras tu vida espiritual, todo lo que ves es inconsistencia. El enemigo sigue enviándonos un aluvión constante de mentiras, recordándole los fracasos, siempre acosando su espíritu.

Por supuesto, en nuestra carne, todos somos indignos. Nunca podemos ser dignos por nuestra cuenta. Sin embargo, muchos creyentes permiten que Satanás les robe una vida preciosa creyendo sus mentiras acerca de cómo Dios los ve. Ellos creen que nunca pueden ser dignos a los ojos del Señor.

Si cada hijo de Dios escuchara las acusaciones del diablo, todos los ministerios tendrían que retirarse por completo. No habría iglesia porque no habría nadie que se parara en el púlpito, nadie que se sentara en el desván del coro, nadie que dirigiera la reunión, nadie que enseñara en la escuela dominical y nadie en las bancas. Todos estaríamos separados de las bendiciones de Dios, y el Señor no recibiría ninguna de las alabanzas que se le deben.

¿Has estado escuchando las mentiras de Satanás acerca de tu caminar con Jesús? ¿Has estado pensando que eres indigno, que no puedes adorar a Dios hasta que hagas que todo sea perfecto? Tengo buenas noticias para ti: Ya sabes que Satanás es un mentiroso, pero puedo probarte que Jesús te ha hecho digno. Él te ha hecho apto para estar delante de él y servirle audazmente en justicia.

¿Cómo te hace digno?

Ustedes han sido hechos dignos por el sacrificio de Cristo en la cruz. Eso te da todo el derecho a adorar y servir al Señor.

"Para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad; con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.” (Colosenses 1:10-14, Reina Valera 1960, mis cursivas).

La representación griega del versículo 12 aquí es "El padre nos ha hecho aptos, dignos, calificados en carácter, lo suficientemente buenos como para ser partícipes de la herencia de los santos de la luz".

Lo que Jesús hizo en la cruz te califica para una herencia eterna. Así que, si Dios te ha calificado para la vida eterna, entonces él también te ha hecho encajar en el carácter. Podrías “instalarte” en un ministerio durante un mes, un año o toda una vida para trabajar en tu carácter en el esfuerzo por llegar a ser lo suficientemente bueno como para ser utilizado por Dios, pero nunca podrías calificarte a ti mismo.

Incluso si fueras capaz de ganar victorias sobre cada cosa equivocada que has hecho, cada pensamiento equivocado que has tenido, todavía no estarías calificado a los ojos de Dios. Es imposible. ¿por qué? Dios no aceptará la justicia de nadie, excepto la de su propio Hijo Jesucristo.

No puedes obtener la justicia de Cristo trabajando para ello. La única manera de obtenerla es creyendo en su justicia y confiando en Dios para ello. Viene a ti por fe. Verás, no sólo eres salvo por la fe, sino también santificado por la fe, justificado por la fe, sanado por la fe, guardado por la fe. Todo sucede por la confianza fiel en la obra de Jesús, no por confiar en tus obras.

Podemos estar ante todo el cielo y la tierra con plena seguridad de fe.

Debido a la cruz, puedes decir: "Mi carne todavía resiste al Espíritu, pero soy redimido por la sangre de mi Salvador. ¡Voy a cantar y gritar alabanzas a Dios misericordioso!"

Entonces, ¿qué debes hacer? Primero, no escuches las mentiras del diablo. Segundo, prepárate poniéndote de pie espiritualmente y comienza a alabar al Señor. Di: "Por mi fe en la sangre de Jesús, recibo la justicia de Cristo. Él me ha hecho apto, calificado, para adorar y servir a mi Señor".

"En quien tenemos redención por medio de Su sangre, el perdón de los pecados" (Colosenses 1:14). La palabra para la redención sugiere ser liberado. Hemos sido liberados por la preciosa sangre de Jesús. Por lo tanto, tenemos el derecho de oponernos a cada acusación y decir: "No estoy comprando eso, diablo. Me has acusado por última vez. Mi Biblia dice que soy redimido porque creo en lo que Jesús hizo por mí en la cruz. Le confieso mis pecados, y soy redimido, comprado y libre"."

Satanás todavía vendrá a ti susurrando, "¿Qué pasa con ese pecado que disfrutaste ayer mismo? ¡Eres culpable!".

Puedes responder: "No, ya he pedido perdón por eso. Le he pedido a Dios que ponga un odio en mí para que me impida hacerlo de nuevo. Todo está bajo la cobertura de su preciosa sangre".

"Pero todavía estás tentado".

"Cierto. Pero Jesús ha hecho una manera de escapar para mí. Su palabra dice que podré soportar la tentación. Él me librará porque prometió que lo haría".

"No, Dios todavía tiene algo en tu contra. He aquí por qué: Todavía hay asuntos sin resolver en tu vida".

Cuando el acusador trae un "asunto inestable", alguna batalla que todavía hace estragos dentro de ti, puedes responder con este pasaje: "a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras, ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él;"  (Colosenses 1:21-22).

Puedes decir, "Incluso cuando era extraño en mi mente por obras horribles y malvadas, incluso cuando estaba en los pozos de la lujuria, incluso cuando
era uno de los peores enemigos de Dios, la Biblia dice que él me amaba. Me buscó y me reconcilió con él mismo. Ahora, él me ha trasladado del reino de las tinieblas a su reino de luz. Él me ha hecho estar en paz con él. Entonces, ¿cuánto más me ama ahora que estoy reconciliado, incluso cuando lucho? Mi Redentor me ama".

He aquí dos de las mentiras del diablo contra las que debemos estar en guardia.

Dios quiere que seas liberado de cada pozo en el que Satanás te ha encerrado y que te eleves por encima de cada mentira que te lanza. Por lo tanto, debes estar en guardia, especialmente contra las siguientes dos mentiras.

1. Satanás sigue sacando a relucir tus pecados para quitar tus ojos de tu Salvador.

El diablo quiere que estés tan enfocado en tu enfermedad que olvides el poder del médico divino. Él quiere que olvides que Dios es tu libertador y que él está de tu lado para salvarte, no para destruirte.

Así es como debes responder a esta mentira: "No, diablo, no estoy libre de la presencia del pecado —siempre estará presente en mi carne— pero estoy libre del poder condenatorio del pecado". Satanás puede burlarse y acusarte, pero no puede condenarte. Él puede lanzarte todo tipo de acusaciones, pero no puede tocar tu alma.

La ley no puede condenarte porque Cristo cumplió la ley. El pecado pasado no puede condenarte porque está bajo su sangre. Tu conciencia no puede condenarte porque Cristo es más grande que tu conciencia. Por lo tanto, tú has sido perdonado por completo, sin dejar nada que te condene.

2. Debemos arrepentirnos de nuestro desaliento por nuestros pecados.

Cuando nos desanimamos, es prueba de dos cosas: nuestra ignorancia de la misericordia y la gracia del Señor, y nuestra incredulidad en su amor por nosotros. Ambos son pecaminosos.

Si te desanimas por tu pecado, tal vez no confíes en el amor de Dios por ti durante tus tiempos de fracaso. Estás viviendo en la ignorancia intencional de la plena aceptación de tu Padre de ti. Debes apartarte de esto y arrepentirte, pidiendo su gracia.

Si sólo entendieran cuán grande es la misericordia de su Padre hacia ustedes, sabrían que él los ama incluso cuando fracasan. Entonces podrías decir: "Oh, Dios, perdóname. He estado tan desanimado debido a mi pecado. No he creído en tu misericordia y perdón. Restaura mi convicción y mi fe".

Amigo, no soy digno de escribir este mensaje. Tampoco eres digno de levantar las manos en alabanza a Dios. Nadie es digno, no en nuestra propia fuerza y poder humanos. Sin embargo, Jesús nos ha dicho: "Os he hecho dignos". Ahora podemos estar de pie sin ninguna duda en su gloriosa obra redentora para con nosotros, y decimos en su nombre: "¡Soy digno por la sangre del Cordero!" amén.

Download PDF